Febrero 8, 2020. Nubes Cósmicas en el Unicornio.

Pulse sobre la imagen para una versión agrandada.

Créditos y Derechos de la Imagen: Bray Falls

Nubes interestelares de gas hidrógeno y polvo abundan en este precioso paisaje celeste. El campo de visión de 3 grados de ancho se extiende a través de la tenue y fantasiosa constelación de Monoceros, el Unicornio. Al centro está una región de formación de estrellas catalogada como NGC 2264, un complejo revoltijo de gas, polvo y estrellas a casi 2,700 años luz de distancia. En ella se mezclan nebulosas de emisión rojizas, excitadas por la energética luz de estrellas recién nacidas, con nubes de polvo oscuro. Si de otra manera las nubes de polvo oscuro se encontraran cerca de las estrellas calientes y jóvenes, también reflejarían la luz estelar, formando nebulosas de reflexión azuladas. De unos pocos años luz de ancho, una forma esculpida sencilla conocida como la Nebulosa Cono se encuentra cerca del centro. Delineada por el resplandor rojo del gas hidrógeno, el cono apunta hacia la izquierda y hacia la brillante y blanco azulada S Monocerotis. S Mon, en sí mismo un sistema múltiple de estrellas masivas y calientes, está adyacente a las nebulosas de reflexión azuladas y de la enrollada nebulosa Piel de Zorro. Extensas marcas oscuras en el cielo aparecen en silueta contra una región más grande de emisión tenue con el amarillento cúmulo estelar Trumpler 5 cerca de la parte superior del encuadre. La curiosa y compacta forma cometaria a la derecha del centro es conocida como la Nebulosa Variable de Hubble.

Fuente: Astronomy Picture of the Day (APOD).