Enero 2, 2020. La Atenuación de Betelgeuse.

Créditos y Derechos de la Imagen: Jimmy Westlake (Colorado Mountain College)

Ceñida con muchas estrellas centelleantes, Orión el Cazador es una de las constelaciones más reconocidas. En este paisaje nocturno del cielo, las estrellas del Cazador se alzan en el cielo invernal del hemisferio norte el 30 de diciembre de 2019, enredadas en los árboles desnudos cerca de Newnan, Georgia, EUA. La estrella supergigante roja Betelgeuse sobresale en tonos amarillentos en el hombro de Orión, hacia la izquierda del centro, pero ya no tan fuerte como para rivalizar con la estrellas supergigante azul Rigel, en el pie del Cazador. De hecho, los observadores del cielo alrededor del planeta Tierra pueden ver ahora a una Betelgeuse asombrosamente más tenue, con su brillo atenuado en más de la mitad en los meses finales del 2019. Betelgeuse ha sido conocida desde hace rato como una estrella variable, cambiando en brillo en ciclos múltiples con períodos de corta y larga duración que van de cientos de días a muchos años. La estrella está ahora cerca de su menor brillo desde las mediciones fotométricas de 1926/27, posiblemente debido en parte a una cercana coincidencia de los mínimos de sus ciclos de corta y larga duración. Betelgeuse también es reconocida como la estrella supergigante roja más cercana que terminará su vida en una explosión de supernova por colapso del núcleo en algún momento en los próximos 1,000 años, aunque ese cataclismo cósmico tendrá lugar a unos seguros 700 años luz aproximadamente de nuestro querido planeta.

Fuente: Astronomy Picture of the Day (APOD).