Dos Sondas Espaciales Pasarán por Venus la Semana Próxima

Por: Emily Lakdawalla (Sky & Telescope)

Momentos clave durante los sobrevuelos del Solar Orbiter y la BepiColombo con 33 horas de diferencia entre uno y otro, del 9 y 10 de agosto respectivamente. ESA.

Venus es el brillante punto en el cielo poniente después de la puesta del Sol justo en estos días. Mira en dirección a él y estará también mirando a tres naves espaciales: el orbitador Akatsuki de Japón y otras dos, ambas europeas, que se están aproximando rápidamente para sus segundos sobrevuelos asistidos por la gravedad. El Solar Orbiter pasará el 9 de agosto y la BepiColombo el 10 de agosto. Ambos planean hacer bastante ciencia a lo largo de sus encuentros cercanos, y se está buscando que las fotografías de los aficionados apoyen sus campañas científicas coordinadas.

Las dos naves espaciales están usando a Venus para dirigirlas hacia sus eventuales objetivos científicos. Ambas se están aproximando a Venus desde su lado nocturno, con el planeta apareciendo ante ellas tan sólo como la más delgada de las crecientes. Pero los sobrevuelos van a lograr diferentes resultados. Después de pasar a 7,006 km por encima de la superficie de Venus el 9 de agosto a las 4:42 TU (Hora de recepción en la Tierra, equivalente a las 22:42 del 8 de agosto, acá en El Salvador), el Solar Orbiter acelerará alejándose del Sol, y apuntando a encontrarse con la Tierra el 26 de noviembre. El sobrevuelo a la Tierra lo colocará en órbita científica operacional, iniciando así su misión primaria.

Cinco encuentros más con Venus en los años incrementarán la inclinación de su órbita, permitiéndole a la sonda ver los polos del Sol. Sólo la Ulysses ha explorado las altas inclinaciones solares dentro de la órbita de Júpiter antes de esto, y la Ulysses no tenía cámara. El Solar Orbiter, viajando mucho más cerca, nos dará maravillosas vistas.

Navegando un Sobrevuelo
La BepiColombo por su parte, tiene que perder velocidad con el fin de caer en dirección a la órbita de Mercurio. Pasará justo por delante de Venus en su órbita en camino a un sobrevuelo a una altura de 552 km el 10 de agosto a las 13:48 TU (las 7:48 en El Salvador).

Ninguna nave espacial ha pasado tan cerca de Venus desde el final de la misión Venus Express en 2014. Las muchas órbitas bajas que la Venus Express tomó cerca del final de su misión, ha proporcionado a la Agencia Espacial Europea (ESA) un detallado entendimiento de la atmósfera superior de Venus, dándoles la confianza para manejar su paso cercano del orbitador de Mercurio.

La gravedad de Venus jalará de regreso a la nave espacial, bajando su velocidad y enviándola a una trayectoria por dentro de la órbita del planeta. Siendo cortas las distancias en el Sistema Solar interior, la BepiColombo sobrevolará a Mercurio 52 días más tarde, el 1 de octubre.

Estas dos secciones transversales muestran los dos sobrevuelos de la BepiColombo (el 15 de octubre, 2020 y 10 de agosto, 2021) en los planos X-Y y X-Z, respectivamente. Créditos: Markus Fraenz (Instituto Max Planck, Alemania)

Dentro de la Magnetosfera
La Akatsuki observará a Venus a lo largo de los dos sobrevuelos desde la parte más lenta y lejana de su órbita, donde monitorizará el comportamiento de la magnetosfera de Venus desde una posición estable. Venus, algo inusual para un planeta, no tiene un campo magnético generado internamente. Sin embargo, el viento solar interactúa con la atmósfera superior, induciendo un campo magnético. Allí donde el campo magnético solar arremete contra el campo de Venus, aparece un arco de choque, estirándose hacia afuera en una larga cola magnética por detrás de Venus. El Solar Orbiter y la BepiColombo se aproximarán a Venus desde dentro de la cola magnética y pasarán a través del arco de choque con diferencia de 33 horas, proveyendo de una oportunidad sin precedentes para medir directamente como un campo magnético inducido cambio con el tiempo.

Ambas naves espaciales tienen enormes conjuntos de instrumentos diseñados especialmente para estudios de campos magnéticos y de partículas cargadas que viajan dentro de ellas, así que los beneficios científicos serán abundantes. Por fuera y enfrente de la BepiColombo, el Solar Orbiter será capaz de medir varioaciones en el campo magnético solar antes que ellas golpeen al campo de Venus. Trabajando juntas, las naves espaciales verán cómo la magnetosfera de Venus responde al Sol, casi en tiempo real.

Todos los instrumentos de campos y partículas del Solar Orbiter serán encendidos y operarán con el fin de estudiar el ambiente magnético y cargado de partículas alrededor de Venus. La mayoría de sus cámaras están dirigidas a la vista directa del Sol, así que no serán capaces de fotografiar a Venus durante el encuentro. La excepción es la cámara de campo amplio, monocroma y de luz visible SoloHI, que usualmente estará apuntada fuera del disco del Sol para captar la corona solar; esta fotografiará el lado nocturno de Venus al aproximarse.

La BepiColombo realizará mediciones similares de campos y partículas mientras esté dentro de la cola magnética. El paso extremadamente cercano también proporcionará una prueba para el Acelerómetro de Resorte Italiano, diseñado para sondear el interior de los planetas midiendo variaciones sutiles en la fuerza de gravedad local.

Alrededor y después de su aproximación más cercana, la BepiColombo verá el lado iluminado por el sol de Venus, y los instrumentos de imágenes se pondrán a trabajar. El MERTIS obtendrá vistas multi-espectrales hasta una hora después del sobrevuelo, usando muchas longitudes de onda para penetrar la atmósfera a distintas profundidades. Pero las imágenes más entretenidas vendrán de las MCAMs, cámaras de ingeniería diseñadas para la navegación y revisiones del estado de salud de la nave. La MCAM2 y MCAM3 mirarán ambas a las partes de la nave y al espacio más allá de ella. Comenzarán a tomar imágenes tres minutos antes de la aproximación más cercana. La MCAM2 perderá de vista a Venus poco después, así que sólo tomará fotografías por 22 minutos, pero la MCAM3 observará a Venus alejándose por 37 horas después del sobrevuelo.

La ESA compartirá los datos de las MCAM en su sitio web unos 10 días después de haber sido adquiridos. Incluso antes que las imágenes sean dadas a conocer, la ESA posteará los metadatos – la hora de las imágenes y otra información – lo que permitirá al público conocer qué tan bien ha resultado el sobrevuelo. Esté pendiente del ESA Planetary Science Archive para ver cuando han aterrizado nuevas imágenes. En un artículo publicado hoy, la ESA dice que el primer lote de datos de imagen de la BepiColombo llegará en la noche del 10 de agosto (hora europea), con la mayoría arribando el 11 de agosto.

Fuente: Sky & Telescope.