¿Sabe usted que es Albedo?

Por José Ricardo Lewy Soler (ASTRO).

El albedo es la relación entre la intensidad de la luz reflejada y la incidente por parte de un cuerpo celeste que no emite luz propia.
Otra definición mas general nos dice que albedo es el porcentaje de radiación que cualquier superficie refleja respecto a la radiación que incide sobre ella.

La palabra albedo deriva del latín y significa «blancura» (albus = «blanco»).  Se representa como un número comprendido entre 0.0 y 1.0, siendo 0.0 el albedo de un cuerpo que no refleja nada de luz y 1.0 el de un cuerpo que refleja toda la luz que incide sobre él. Cuando decimos que un cuerpo tiene un albedo de 0.35, estamos diciendo que este cuerpo refleja el 35% de la luz que le llega directamente. Las superficies claras tienen valores de albedo superiores a las oscuras, y las brillantes más que las mates.

El albedo de un planeta o de un satélite varía, obviamente, de una zona a otra según la naturaleza de su superficie, por eso el albedo total de un planeta se toma como el albedo promedio.

En la Tierra, por ejemplo, las superficies nevadas tienen mayores albedos y reflejan un 86%, los desiertos reflejan un 40%, los bosques un 10%, los océanos un 10%, mientras que las carreteras asfaltadas solamente reflejan un 7%.

El planeta con mayor albedo de nuestro Sistema es Venus, con 0.65, después está Júpiter con 0.52 y tercero Neptuno, con 0.41. La Tierra, vista desde el espacio, tiene un albedo de 0.37. El albedo de la Luna es de 0.08. Cuando por la noche miramos a la Luna, sólo estamos viendo un 8% de la energía total que le llega del Sol. Los asteroides rojizos y de brillo moderado tienen un albedo que varía entre el 10% y el 25%, mientras que los asteroides oscuros lo tienen inferior al 10%. El albedo de las partículas de polvo interestelares es del 50%, aproximadamente.

Las superficies oscuras absorben más energía y las superficies claras la reflejan. No existen muchas superficies con un albedo de 0 (cero). El Sol posee un albedo muy cercano a (cero) 0, y es por esto que muchas veces los científicos se refieren a él como un cuerpo obscuro.

Un albedo alto enfría el planeta, porque la luz (radiación) absorbida y aprovechada para calentarlo es mínima. Por el contrario, un albedo bajo calienta el planeta, porque la mayor parte de la luz es absorbida por el mismo.

La astronomía ofrece un medio indirecto de averiguar la naturaleza de un astro mediante la comparación de su albedo con el de materias conocidas. El más alto registrado hasta el momento en el sistema solar corresponde al del satélite Encelado de Saturno, que está cubierto por una capa de hielo muy reciente y limpio que refleja casi toda la luz solar que incide sobre él. El más bajo corresponde al de algunos asteroides carbonáceos, que representan el 75 % de los asteroides, compuestos por minerales arcillosos y con presencia de agua, así como a los satélites marcianos Fobos y Deimos.