Saltar al contenido

Observando la Luna: el cráter Hércules

    Créditos de las imágenes: Francisco Sansivirini (ASTRO). Identificación de las formaciones lunares por Ricardo Lewy Soler (ASTRO).

    Por: Ricardo Lewy (ASTRO)

    El cráter Hércules tiene un diámetro de 69 kilómetros y una profundidad de 3.2 kilómetros. Las paredes interiores del Hércules presentan múltiples terrazas, con una pequeña rampa exterior. El suelo del cráter ha sido inundado por lava en el pasado, y contiene varias áreas de baja reflectividad. El pico central ha sido enterrado por la lava, dejando sólo una colina baja cerca del punto medio. El cráter Hércules G se encuentra muy cerca de su centro, mientras que el cráter Hércules E se halla en el sector sur del borde.
    El cráter Atlas tiene un diámetro de 87 kilómetros y una profundidad de 2 kilómetros. Se encuentra en la zona noreste de la superficie lunar, al sureste del Mare Frigoris. Es un cráter de suelo fracturado con un sistema de fisuras delgadas generadas por vulcanismo denominadas Rimae Atlas que cruzan todo el fondo del cráter.
    El Lacus Mortis (Lago de la Muerte) es una llanura de lava basáltica situada en la parte noreste de la cara visible de la Luna. El Lacus Mortis parece ser un antiguo cráter inundado de lava, tiene forma poligonal, con un diámetro de 158 kilómetros​ y una extensión de 21,000 km². Al este de su punto central se encuentra el cráter Bürg de 41 kilómetros de diámetro​ y una profundidad de 1,800 metros. La parte occidental del Lacus Mortis contiene un amplio sistema de grietas entrecruzadas denominadas colectivamente Rimae Bürg. Estas grietas tienen una anchura media de 2 kilómetros y se extienden a lo largo de casi 100 kilómetros.