Nebulosas de emisión

La Nebulosa Laguna (Messier 8) es una extensa nube de hidrógeno y polvo en dirección de la constelación de Sagittarius. Se encuentra a unos 4,100 años luz de distancia y se clasifica como una región H II. Brilla por la luz emitida por las estrellas del cúmulo estelar NGC 6530.

Por José Ricardo Lewy (ASTRO)

Las nebulosas de emisión son nubes de gas, principalmente hidrógeno y polvo cósmico, que brillan porque sus átomos son ionizados por la intensa radiación proveniente de estrellas cercanas muy calientes, por lo que su temperatura puede llegar a los 20,000 grados Celsius. Su color rojo característico es debido a la radiación emitida por el gas hidrógeno que lo hace en la región roja del espectro. A este tipo específico de luz se la denominada hidrógeno-alfa (Hα), ya que, aunque este elemento puede emitir luz en otros colores, esta es la que emite en primera instancia cuando se ioniza.

Estas nebulosas son generalmente las más abundantes, brillantes y espectaculares. Suelen encontrarse en la zona del disco galáctico. Su forma es irregular, por lo general.

Tienen una importancia cosmológica porque muchas de ellas marcan los lugares donde nacen estrellas por fenómenos de condensación y agregación de la materia. Muchas de estas estrellas jóvenes son muy calientes y brillantes, por lo que proporcionan luz con suficiente energía para ionizar el gas y hacer que brille la nebulosa.

Uno de los ejemplos más típicos es la Nebulosa de Orión, popularmente conocida con el número del catálogo Messier M42, formada por gases que rodean a un sistema estelar múltiple (un asterismo conocido como El Trapecio) y cuyo gas es excitado con la energía proveniente de este conjunto de estrellas.