El cielo de mayo para binoculares

Tomado de BinocularSky Newsletter.

Mayo ha llegado, la esperanza del inicio de la época lluviosa se despierta y con ello siguen reduciéndose las posibilidades de cielo despejado. Para seguir aprendiendo o para estar preparados por si el telón celeste se abre, acá les comparto un extracto de las propuestas que Steve Tonkin nos hace en su boletín de No. 102 mayo/2020.

El Cielo profundo.
El trío de cúmulos abiertos en Auriga y M35 en Géminis aún están visibles bajos en el horizonte oeste a medida que anochece. Si está observando a M35 trate de localizar dos cúmulos abiertos más pequeños, NGC 2158, medio grado al SE, y al IC 2157, ligeramente más difícil de localizar, un grado al ESE. Siempre al oeste, pero un poco más arriba, se encuentran M44 (el Pesebre) y M67 dos buenos cúmulos en la constelación de Cáncer. Este último es interesante desde la perspectiva astrofísica porque contiene varias estrellas similares a nuestro Sol, así es que su estudio ayuda a comprender a nuestra propia estrella.

Para el final de la noche e inicio de la madrugada, los cúmulos abiertos de la Vía Láctea veraniega como el IC 4665 (la Colmena del Verano o el Tridente de Poseidón) en Ofiuco, Melotte 186 (el toro de Poniatowski) y M11 (el Cúmulo del Pato Salvaje) en Scutum, están bien ubicados para su observación.

En mayo podemos ver hacia afuera del plano galáctico durante la noche. Esto ofrece más cúmulos globulares y galaxias para observar. Busque al trío de galaxias en la constelación de Leo (M65/M66/NGC 3628) que se mueven hacia el cielo oeste.

Otras buenas alternativas son M81 (la nebulosa de Bode) y M82 (la galaxia del Cigarro), relativamente fáciles de ver con unos binoculares de 50 mm. Este par puede ser un buen ejercicio para practicar la vista lateral, ponga ambos objetos dentro del campo y note como el centro de M81 parece resaltar más cuando ve directamente a M82.

Lluis Vallcaneras. M81 y M82.
Créditos: Lluis Vallcaneras. M81 y M82, 40 tomas de 300s, iso 1600, Celestron 25-4-2014 (https://www.flickr.com/photos/58471398@N03/14578307311/)

M3 es un buen cúmulo globular para iniciar las noches de observación en mayo. Más tarde puede disfrutar de los dos cúmulos globulares en Hércules, M92 y M13, impresionantes y fáciles de encontrar. A pesar de que M13 es claramente más grande que M3, es más fácil resolver las estrellas externas de este último. Puede incluir a M5 en su lista de observación de este mes.

Cometas.
El mes pasado nos estábamos emocionando con la posibilidad de ver a ojo desnudo al cometa C/2019 Y4 (ATLAS). Ahora sabemos que, a medida que se acercaba al Sol, su núcleo se desintegró y con él nuestra esperanza.

El cielo nocturno así como quita da, y ahora tenemos al cometa C/2020 F8 (SWAN). Descubierto a finales de marzo en una imagen del SOHO, fue nombrado por la cámara que tomó la imagen: la Solar Wind Anisotropies. Es un objeto sureño y transita durante el día, infortunadamente. Por el momento, las predicciones indican que alcanzará magnitud +4.

También tenemos al C/2017 T2 (PanSTARRS) a medida que rueda en su camino imperceptiblemente (a magnitud +8.3 aprox.) hacia las constelaciones de la Jirafa y de la Osa Mayor. Para la noche de la luna nueva de mayo estará en el mismo campo junto a M81 y M82.

Lluvia de estrellas.
La Luna interferirá con las Eta Acuáridas, cuyo pico se espera para el 5 de mayo (la Luna llena es el 7). Además, el radiante empezará a estar a buena altura poco antes del amanecer, así es que no hay que hacerse muchas ilusiones, aún con cielo despejado. Los amigos de EarthSky.org recomiendan observar en los días previos al máximo, cuando la ventana entre la puesta de la Luna y el amanecer es un poco más amplia. Pero recuerde que dependemos de las condiciones del cielo también.

Estos meteoros son granos de polvo de la estela del cometa 1P/Halley. A medida que entran a la atmósfera, comprimen y calientan el aire frente a ellas. Este calor provoca que la superficie de la partícula se ionice y haga brillar el aire.


Recuerde,
aprenda a ubicarse en la Tierra para no perderse en el cielo.
Alicia Alvarenga Conde
Socia de ASTRO

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *