Cementerio espacial

Por José Ricardo Lewy Soler (ASTRO).

¿Sabía usted que existe un cementerio espacial? Los satélites no duran para siempre; eventualmente todos los satélites envejecen, se desgastan y mueren al igual que cualquier electrodoméstico casero.

Entonces, ¿qué pasa cuando ya no funciona un satélite? En estos días hay dos opciones, dependiendo de cuán alta es su órbita sobre la Tierra.
Para los satélites más cercanos, los ingenieros utilizarán su última porción de combustible para ralentizarlo. De esa manera, caerá de su órbita y se quemará en la atmósfera. La segunda opción es enviar el satélite aún más lejos de la Tierra.
En la primera opción, cuando son satélites pequeños, el calor generado por la fricción al entrar en la atmósfera terrestre quemará el satélite.
Cuando son grandes, como una estación espacial u otras naves espaciales de gran tamaño, no se quemarán completamente antes de alcanzar tierra.
Para esto se tiene una solución: que los restos caigan en alguna zona remota donde no se ponga en peligro a los humanos. Este lugar existe desde 1971 y, hasta tiene un nombre, Cementerio de Naves Espaciales. Está en medio del Océano Pacífico y es el punto más inaccesible de la Tierra, el lugar más apartado de cualquier civilización humana que pueda encontrar.
Este cementerio de naves está ubicado específicamente en el Pacífico Sur. Se le conoce como «Punto Nemo» o «Polo de inaccesibilidad del Pacífico». La razón por la que tiene este nombre y al mismo tiempo, por qué se ha elegido como ubicación para tal función, es porque es el punto más inaccesible desde cualquier costa o tierra firme. En latín, Punto Nemo significa algo así como Punto Nadie.
El Punto Nemo está localizado a más de 1,600 kilómetros equidistante de las costas de tres islas lejanas y a casi a 4,000 metros de profundidad. Al norte tiene a la Isla Ducie (una de las islas Pitcairn), al noreste de Motu Nui (islote de la Isla de Pascua y lugar más occidental de Chile) y hacia el sur a la Isla Maher (Antártida).
Se dice que los humanos que se acercan más a ese punto son los astronautas de la Estación Espacial Internacional, cuando pasan a 360 kilómetros de altura sobre ese Punto Nemo,
Al momento se calcula que la zona alberga a varios miles de naves espaciales que han caído desde hace 30 años, por lo que serían miles de toneladas de escombros espaciales en el fondo marino.
No todas las grandes naves espaciales terminan en ese punto. La estación espacial china Tiangong-1, por ejemplo, acabó a muchos kilómetros del cementerio espacial.
También otras naves a las que se le perdió el control, no han caído ni cerca y han puesto en peligro a los habitantes de algunas regiones, como ya ha ocurrido en Australia y Argentina, aunque no es lo usual; sobre todo porque en la re-entrada se desintegra la mayor parte de la nave.

La Estación Espacial Internacional, cuando deje de ser funcional, dentro de unos 8 a 9 años, terminará en este cementerio espacial.