Septiembre 3, 2020. Un Halo para Andrómeda

Créditos de la Ilustración Digital: NASAESA, J. DePasquale y E. Wheatley (STScI) y Z. Levay (Para una versión de mayor resolución haga clic aquí)

M31, la Galaxia de Andrómeda, es la galaxia espiral grande más cercana a nuestra Vía Láctea. A unos 2.5 millones de años luz de distancia, brilla en el cielo nocturno de la Tierra como una nube pequeña, tenue y alargada apenas visible a simple vista. Aunque, invisible al ojo, su enorme halo de gas caliente ionizado está representado acá en tonos púrpura para esta ilustración digital de nuestra galaxia vecina por encima de un terreno rocoso. Mapeado por las observaciones del Telescopio Espacial Hubble de la absorción de la luz ultravioleta contra cuasares lejanos, la extensión y composición del halo gaseoso de Andrómeda ha sido determinado recientemente por el proyecto AMIGA. Un reservorio de material para futura formación estelar, el halo de Andrómeda hecho de plasma difuso fue medido extendiéndose alrededor de 1.3 millones de años o más desde la galaxia. Eso es casi la mitad del camino hasta la Vía Láctea, posiblemente poniéndolo en contacto con el halo gaseoso difuso de nuestra propia galaxia.

Fuente: Astronomy Picture of the Day (APOD).