Febrero 13, 2019. La Nebulosa Hélice en Hidrógeno y Oxígeno.

Pulse sobre la imagen para agrandarla.

Créditos y Derechos de la Imagen: Andrew Campbell

¿Está la Nebulosa Hélice mirándolo? No, no en un sentido biológico, pero sí se mira como un ojo. La Nebulosa Hélice tiene ese nombre debido a que también parece como si estuviéramos viendo hacia abajo por el eje de una espiral. En la actualidad, se entiende que tiene una geometría sorprendentemente compleja, que incluye filamentos radiales y bucles externos extendidos. La Nebulosa Hélice (alias NGC 7293), es uno de los ejemplos más brillantes y cercanos de una nebulosa planetaria, una nube de gas creada al final de la vida de una estrella parecida al Sol. El núcleo estelar central remanente, destinado a convertirse en una estrella enana blanca, brilla con una luz de tanta energía que causa que el gas previamente expulsado brille por fluorescencia. La fotografía de arriba, tomada en la luz emitida por el oxígeno (mostrado en azul) y del hidrógeno (mostrado en rojo), fue creada a partir de 74 horas de exposición a lo largo de tres meses, con un telescopio pequeño en el patio trasero de una casa en los suburbios de Melbourne, Australia. Un acercamiento al borde interior de la Nebulosa Hélice, muestra nudos de gas complejos de origen desconocido.

Fuente: Astronomy Picture of the Day.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *