Noviembre 14, 2018. La Nebulosa Cueva en Hidrógeno, Oxígeno y Azufre.

Pulse sobre la imagen para agrandarla.

Créditos y Derechos de la Imagen: Chuck Ayoub

¿Qué hay dentro de esta cueva cósmica? Una guardería estelar de 10 años luz de profundidad. El paisaje celeste de arriba está dominado por la polvorienta Sh2-155, la Nebulosa Cueva. En la imagen telescópica, los datos tomados a través de filtros de banda angosta trazan los resplandores nebulosos del hidrógeno, oxígeno y azufre; colores que juntos forman la llamada Paleta del Hubble. A casi 2,400 años luz de distancia, la escena se halla a lo largo del plano de nuestra Vía Láctea, en dirección de la real constelación boreal de Cepheus. Las exploraciones astronómicas de la región revelan que se ha formado en los límites de la masiva nube molecular Cepheus B y de las estrellas calientes y jóvenes de la asociación OB 3 de Cepheus. El borde brillante del gas hidrógeno ionizado es energizado por la radiación de las estrellas calientes, dominadas por la estrella brillante justo a la izquierda de la entrada a la cueva. Los frentes de ionización provocados por la radiación posiblemente están causando que dentro hayan núcleos colapsando y nueva formación estelar.

Fuente: Astronomy Picture of the Day.

2 comentarios sobre “Noviembre 14, 2018. La Nebulosa Cueva en Hidrógeno, Oxígeno y Azufre.

  1. Marco A. Rosales F. dice:

    Me da mucho gusto saber que hay un club de astronomia aquí en mi país. ¡Increible! Siempre he sido un apasionado por la astronomia, y solamente la habia disfrutado a travéz de documentales. Pero ahora tengo un telescopio para principiantes: es un, Tasco 60mm/700mm y solamente e podido ver la luna; será que habrá algúna lente de mayor potencia que yo pueda utilizar en este telescopio para ver mas allá? Muchas gracias. Espero poder visitar el centro astronomico en un futuro.👍☺🌌

    1. Leonel Hernández dice:

      Buenos días, Marco.
      Nos parece que todos en nuestro grupo empezamos alguna vez con un telescopio de ese tamaño. Hay muchas cosas más que puedes observar con él aparte de la Luna. Pero para ello debes primero aprender a localizar los demás objetos y eso requiere otro tipo de práctica en la que no se requiere de un telescopio. Con la experiencia hemos aprendido que lo mejor es dejar descansando un rato el telescopio y conseguir unos binoculares (de 7×50 o 10×50), un atlas sencillo del cielo y una lámpara de luz roja, y sobre todo, ganas de salir a observar el cielo usando poco aumento.
      La pregunta que nos haces es la que nos hicimos todos alguna vez, hasta que aprendimos que eso de la “potencia” (entendido como aumento) no es lo más importante, sino qué tanta luz entra por tu telescopio. No busques aumento excesivo con tu aparato, de hecho, con ese diámetro no es práctico usar más de 100 aumentos.
      Te invitamos a que asistas a nuestras sesiones de cada segundo y último lunes de mes en La Casa Tomada a partir de las 6:30 p.m.
      Saludos cordiales,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *