Julio 28, 2019. La Nebulosa Norteamérica en Infrarrojo.

Pulse sobre la imagen para ver la versión en luz visible o este enlace para ver la versión agrandada.

Créditos y Derechos de la Imagen: NASAJPL-CaltechL. Rebull (SSC, Caltech); Versión óptica: DSS, D. De Martin

La Nebulosa Norteamérica puede hacer lo que la mayoría de norteamericanos no pueden: forma estrellas. Precisamente en cuál parte de la nebulosa se están formando estas estrellas ha estado oscurecido principalmente por algo del espeso polvo de la nebulosa, que es opaco a la luz visible. Sin embargo, una vista de la Nebulosa Norteamérica en luz infrarroja por el Telescopio Espacial Spitzer, ha mirado a través de mucho del polvo y descubierto miles de estrellas recién formadas. Al hacer clic sobre la imagen infrarroja científicamente coloreada de arriba, verá la correspondiente imagen óptica de la misma región para comparación. La imagen infrarroja captura nítidamente a estrellas jóvenes en muchas etapas de formación, desde estar incrustadas en densos nudos de gas y polvo, a estar rodeados por discos y emitir chorros, hasta estar libres de sus capullos natales. La Nebulosa Norteamérica (NGC 7000) abarca casi 50 años luz y se halla a casi 1,500 años luz en dirección de la constelación del Cisne (Cygnus). Aún así, todavía está en debate cuáles de todas las estrellas conocidas en la Nebulosa Norteamérica, son las que emiten la energética luz que le da su brillo rojizo.

Fuente: Astronomy Picture of the Day.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *