NGC 5139: Omega Centauri

El inmenso cúmulo globular Omega Centauri (NGC 5139) es ampliamente considerado como el más impresionante en el cielo. Es una bola gigantesca que contiene más de 10 millones de estrellas y se localiza a 16400 años luz del Sol. Esta enorme bola de estrellas es anterior a nuestro Sol, mucho antes de que nuestra Tierra existiera.
La mejor hora para observarlo es entre la 1:30 a las 2:30 de la mañana, que es cuando está culminando o sea esta en su altura mayor sobre el horizonte sur.
Este objeto tiene el nombre de Omega por considerarse en la antigüedad que se trataba de una estrella. Es mencionado desde el año 150 por Ptolomeo, refiriéndose a él como una estrella en el lomo de un caballo. Mucho más tarde, Johannes Bayer utiliza letras griegas para designar las estrellas en su famoso Uranometria, publicado en 1603, y se le asigna a esta estrella, “Omega” en Centaurus. Cuando Edmond Halley redescubrió este objeto en 1677, lo describió como un objeto telescópico no estelar que ahora sabemos que lo es.
Varios estudios revelan que Omega Centauri tiene diferentes poblaciones de estrellas que se formaron en diferentes períodos de tiempo, a diferencia de la situación con otros cúmulos globulares. Por lo que algunos astrónomos sospechan que este objeto es un remanente de una pequeña galaxia enana que se fusionó con la Vía Láctea.
Omega Centauri tiene una declinación de -47½ °, y es fácilmente visible a simple vista como una estrella algo difusa hacia el centro de la constelación de Centaurus, con magnitud +3.7 y un tamaño de 53 minutos de arco, el doble que la Luna llena. De los 200, más o menos, cúmulos globulares que sobreviven hoy, Omega Centauri es el más grande y brillante del cielo.
Para encontrarlo habrá que posicionarse en la estrella Alfa Centauri. Luego extendiendo la línea desde Beta a Epsilon una longitud casi igual a la separación entre estas dos estrellas, encontraremos al cúmulo.
Otra forma de llegar es partiendo de Acrux, la estrella alfa de la constelación Crux pasando por Mimosa o Beta Crucis y siguiendo esa misma dirección por unas 3 distancias las estrellas anteriores.
Con binoculares 10×50 aparecerá evidentemente redondeado, con un brillo concentrado y bordes difusos. Con unos binoculares 15×70 se lo verá más grande y brillante. Con pequeños telescopios desde cielos oscuros podrán empezar a individualizarse estrellas. Con telescopios medianos a grandes el cúmulo será un objeto espléndido, con millares de puntos de luz que se extienden por un área superior al de la Luna llena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *