Las primeras ideas de fundar una asociación de astronomía en El Salvador surgieron en 1986, cuando el cometa Halley se acercó a la Tierra. Este cometa logró unir a varias personas que siempre habían tenido el ánimo y el pensamiento de promover y difundir de una forma objetiva y científica la astronomía en la comunidad salvadoreña. Fue así como iniciaron a hacer observaciones de campo y a fotografiar al famoso cometa, además de publicar información científica y veraz a través de los periódicos. Es un 17 de enero de 1991 el día en que se firma el Acta de Fundación de la ASOCIACIÓN SALVADOREÑA DE ASTRONOMÍA por trece miembros fundadores en el salón principal del Club Tecleño.

Los primeros años de esta asociación fueron duros, en el sentido que no se contaba con un lugar propio donde realizar las sesiones y de un sitio propio que reuniera las condiciones para la observación astronómica. Sin embargo, el ánimo de salir adelante nunca fracasó, tanto así que de inmediato a su fundación, la Asociación comienza a prepararse para dar cobertura al evento que ha logrado cohesionarlos legalmente: el eclipse total de Sol del 11 de julio de 1991, llamado “El eclipse del siglo” por su duración y trayectoria.

La Asociación ofreció su ayuda al Ministerio de Educación para una campaña masiva de prevención a la población, a fin de evitar daños permanentes a la vista al intentar observar el eclipse sin las precauciones y elementos ópticos adecuados. Se distribuyó un folleto con instrucciones específicas entre las escuelas y oficinas del país y el contenido de éste se publicó en los principales periódicos nacionales. Asimismo, se elaboró otra publicación que contenía toda la información técnica sobre el eclipse.
ASTRO tuvo presencia en la TV Educativa. Cinco programas de una hora de duración en los que se orientó sobre la forma correcta de observar este fenómeno y la naturaleza de éste. De esta forma se combatió la desinformación sobre supuestas catástrofes que provocaría el eclipse.
El día del evento, se delegó a ASTRO dirigir la transmisión EN VIVO  del fenómeno astronómico nunca antes registrado en el país, lo cual se hizo desde una estación de observación que se instaló en un predio adyacente a las pistas del Aeropuerto Internacional de El Salvador en Comalapa, siempre a través de TV Educativa.

De esta manera, la Asociación proporcionó a los salvadoreños de manera oportuna la correcta información sobre este importante y trascendental evento astronómico. Posteriormente, vendrían más fenómenos como eclipses lunares, lluvias de meteoros, el choque del cometa Shoemeker – Levy 9 con Júpiter, cometas como el Hale-Bopp y Hyakutake, oposiciones y conjunciones, entre otros.
A mediados de 1992, ASTRO recibe la donación de un telescopio, cúpula, equipo y biblioteca científica de parte de la familia del Dr. Prudencio Llach, un pionero que desarrolló importantes actividades en astronomía observacional en El Salvador desde los años cincuenta.
A principios de 1993, los miembros de ASTRO impartieron una serie de charlas en el período de un mes en el Auditórium de CAESS, hoy Teatro Luis Poma, con el objetivo de difundir la astronomía y proporcionar información referente a esta ciencia. Esta actividad tuvo una gran aceptación de parte de la población salvadoreña, pues se contó con la asistencia de más de doscientas personas, de las cuales muchas decidieron en ese momento formar parte de ASTRO.

La noche del 21 de Diciembre de 1999 se organizó con Radio Clásica y la colaboración de Concultura, la celebración del último solsticio de verano del siglo, para lo cual se presentaron diferentes actos artísticos en las Ruinas de San Andrés, habiéndose contado con la presencia del entonces Presidente de la República, Lic. Francisco Flores quien después de participar en un acto oficial en el anfiteatro procedió a enterrar una “Cápsula del Tiempo” a la entrada del Museo de las Ruinas. Esta cápsula contenía diferentes informaciones sobre historia, actualidad y realidad del país, tecnología, literatura, etc. así como información y fotos de constelaciones tomadas por socios de la Asociación y del grupo organizador del evento, y se abrirá en 100 años, es decir en Diciembre del año 2099. Se instalaron 3 telescopios para todo el público, quienes hicieron largas filas para poder apreciar los planetas y constelaciones de esa noche. Se calcula que asistieron como 3 mil personas esa noche.
Durante la primera semana de Febrero 2000, tuvimos la visita de los conocidos y famosos astrónomos norteamericanos Carolyn Shoemaker, David Levy y Stephen O’Meara, quienes dictaron conferencias en la Universidad Nacional, en un colegio privado y en un hotel capitalino donde se reunieron más de 300 personas aficionadas a la Astronomía.

Todo esto se logró gracias al patrocinio de compañías de la Empresa Privada y algunas instituciones que contribuyeron de alguna forma al éxito de esta visita. El 8 de febrero de 2000 se inauguró oficialmente el Observatorio “Dr. Prudencio Llach” y Salón de Usos Múltiples “María Escalón de Núñez” en San Juan Talpa, y fueron invitados los patrocinadores, autoridades locales, socios, amigos e invitados especiales. En Agosto de ese mismo año, David Levy publicó un artículo en “Sky & Telescope” sobre su visita al país y la inauguración de nuestro observatorio como el primer observatorio privado en Centro América.

En estos últimos años hemos continuado con nuestro objetivo de divulgar la astronomía en nuestro país.

Misión

Desarrollar el estudio de la astronomía en el país, procurando facilitar la práctica y el conocimiento de esta ciencia, a sus miembros y a la sociedad salvadoreña en general, proporcionando a ésta la correcta y oportuna información sobre los eventos astronómicos que se susciten.

Visión

Practicar la astronomía de forma científica a través del desarrollo de investigaciones, y ser el referente y apoyo de esta ciencia para diversas organizaciones, y el público general del país.